Bio

 Desde pequeña he sido una niña con muchísimas inquietudes, una tremenda curiosidad y una imaginación desbordante que hizo que, más de una vez, me librara de algún que otro castigo por los graciosos argumentos utilizados para salir airosa de mis innumerables travesuras.

El dibujo era una de mis mayores pasiones, tanto, que tenía decidido dedicarme a la pintura. Mis primeros bocetos se caracterizaban por darle mayor protagonismo a los paisajes, llenos de árboles, vegetación, un gran sol, algún animalito o un serpenteante rio…, multitud de detalles coloristas que predominaban sobre las “personas” que no dejaban de ser simples trazos donde todas las cabezas eran ovaladas y un conjunto de elementales líneas constituían los cuerpos…

Cuando viajábamos en coche, siempre elegía el lado de la ventanilla por muy corto que fuera el trayecto. ¡Me llamaban tanto la atención los escaparates que ofrecía la ciudad! Un cúmulo de luces y sombras que presentaban un amplio abanico de tonalidades que despertaban en mí un interés innato.

MI PRIMERA CÁMARA FOTOGRÁFICA.

Se hizo esperar… Hasta los 9 años, cuando hice mi primera comunión, no obtuve mi primera cámara… ¡Me hizo tanta ilusión! De alguna manera tenía en mis manos la herramienta necesaria para plasmar todos aquellos paisajes con los que, de pequeña, me quedaba totalmente fascinada. Y así es como comencé a recopilar instantáneas de los momentos más importantes de mi vida. Momentos que, a día de hoy, llena de nostalgia, tengo la ocasión de rememorar una y otra vez cada vez que abro cualquiera de los numerosos álbumes, almacenados por mi casa, que los contienen.

Y en muy poco tiempo, fotografía tras fotografía, entendí que sería muy reconfortante convertir, lo que para mí empezó siendo un hobbie, en mi medio de vida. Una oportunidad única de compartir mi pasión y de alguna manera, conseguir que personas como tú, podáis disfrutar para siempre todos los momentos particulares y únicos que, a través de mis trabajos, siempre os acompañarán en el recuerdo.

 

EL GLOBO ROJO

Y así es como comenzó su andadura este proyecto. Desde hace cuatro años tenemos el privilegio de ofreceros la posibilidad de no olvidar aquellos momentos que consideréis que son especiales para vosotros.

“Cada instante en el tiempo es irrepetible. No los olvides”